Y en la noche,en la confianza de sus casas
les arrancaria sus lenguas llenas de excusa y les robaria
sus poemas

Gregory CORSO

De pronto, súbitamente, entrar con escalpelo y en el oscuro museo robarle al
cuadro la otra oreja de Van Gogh, solamente su oreja para escuchar en ella
como en un caracol el mar de su locura.

A Gregory Corso le dejo el robo de poemas de los viejos poetas a quienes
siempre quiso cercernar sus lenguas: que se robe sus metáforas redondas
creadas con manos de alfarero, pero que se alerte, puedo robarle su aguja
hipodérmica o su luna de fieltro.

Que aseguren sus soberbios portalones los vecinos: estoy dispuesto a entrar
por las ventanas a robar el sueño de sus hijas, a sorber como un vampiro sus
dulces voces que alegran al viento.

Ah, que otros cómplices me ayuden. Hay que planear ya, ahora mismo, el robo
de un enorme silencio en la campiña y soltarlo y que invada los salones de
Parlamento.

Y ustedes , tejedores del sueño, bailarines del rocio, restauradores del
fuego , enamorados del viento ,vengan, los invito a robar el nuevo dia .

Juan Manuel ROCA

autoportrait_1888

VAN GOGH - AUTOPORTRAIT