Oye, hijo mío, el silencio.
Es un silencio ondulado,
un silencio,
donde resbalan valles y ecos
y que inclinan las frentes
hacia el suelo.

.

FEDERICO GARCIA LORCA

.

Granit_et_Calcaires