Quien no ama el agua pura tiene el corazón insincero.
Quien no ama el pan injuria la tierra.
Quien se confina y no ama el viento
No poserá el espacio y la aventura,
Ni el dolor de partir ni su destino enfrente,
Ese pasa y no sabe que transcurre.
Quien no ama el fuego odia o teme la vida
Húmeda llama y quemadura del gozo,
Quien cincela las briznas y forja los troncos,
El metal de los peces, las aves y sus plumas,
El ser y el alimento de las bestias
Y el petardo encendido del insecto.
Quien no ama la noche rechaza el pensamiento,
Abismo en los triángulos de astros suspendidos,
Donde vibra el aroma de la hierba
Y las extintas vidas
Y el mundo en sus adentros protegido.
Quien no ama el mar jamás amo el sueño.
Estupor de los puertos que balancean sus mástiles,
Eterna ruina, gloria de la arena
Y perla concebida en el principio de los tiempos.
Quien no ama el pudor jamás amó.

.

.
LANZA DEL VASTO

.

.

DSC07263_2