Cuando tú te quedes muda,    

cuando yo me quede ciego,

nos quedarán las manos.

 

Cuando tú te pongas vieja

cuando yo me ponga viejo,

nos quedarán los labios

y el silencio.

 

Cuando tú te quedes muerta,   

cuando yo me quede muerto,    

tendrán que enterrarnos juntos

y en silencio;                             

 

y cuando tú resucites,             

cuando yo viva de nuevo,        

nos volveremos a amar

en silencio;

 

y cuando todo se acabe

por siempre en el universo,       

será un silencio de amor

el silencio.

.

ANDRES ELOY BLANCO

.

1468657