Para Antonio, en memoria, 1997 
 
UNA vez más desciende la tristeza 
como reptante sierpe a ras de suelo. 
 
En el mismo lugar y en la ceniza misma, 
las mismas aguas quietas en el mismo lago, 
su plateado gris, las hojas húmedas 
desde el llanto de ayer. 
                                   ¿De cúanto tiempo antes? 
Ya no tienes figura: la tuviste 
cuando andábamos juntos contre el viento 
que ya me amenazaba con tu ausencia. 
 
Y ahora el día 
de atenuada luz como tímida noche 
apaga lentamente mi mirada.  
 
La sombra.  
               Otra vez en su seno somos uno.

.

JOSE ANGEL VALENTE

.

13_eric_nez_racines

Oeuvre Eric Nez