dimanche 2 octobre 2011

DOS NOCTURNOS

Un brazo de la noche entra por mi ventana.  Un gran brazo moreno con pulseras de agua.  Sobre un cristal azul jugaba al río mi alma.  Los instantes heridos por el reloj…pasaban. . . Asomo la cabeza por mi ventana, y veo cómo quiere cortarla la cuchilla del viento.   En esta guillotina invisible, yo he puesto la cabeza sin ojos de todos mis deseos.   Y un olor de limón llenó el instante inmenso, mientras se convertía en flor de gasa el viento. . FEDERICO GARCIA LORCA