En la noche del corazon
la gota de tu nombre lento
en silencio circula y cae
y rompe y desarrolla su agua.

Algo quiere su leve daño
y su estima infinita y corta,
como el paso de un ser perdido
de pronto oido.

De pronto, de pronto escuchado
y repartido en el corazon
con triste insistencia y aumento
como un sueño frio de otoño.

La espesa rueda de la tierra
su llanta humeda de olvido
hace rodar, cortando el tiempo
en mitades inaccesibles.

Sus copas duras cubren tu alma
derramada en la tierra fria
con sus pobres chispas azules
volando en la voz de la lluvia.
.

PABLO  NERUDA

.

perles2