No había ningún signo sobre la piel del tiempo.
Nada. Ni ese tapiz de invierno repentino que presagia las
                          garras del relámpago quizá hasta mañana.
Tampoco esos incendios desde siempre que anuncian una
                          antorcha entre las aguas de todo el porvenir.
Ni siquiera el temblor de la advertencia bajo un soplo de
                         abismo que desemboca en nunca o en ayer.
Nada. Ni tierra prometida.
Era sólo un desierto de cal viva tan blanca como negra,
un ávido fantasma nacido de las piedras para roer el sueño
                                                                          milenario,
la caída hacia afuera que es el sueño con que sueñan las
                                                                           piedras.
Nadie. Sólo un eco de pasos sin nadie que se alejan
y un lecho ensimismado en marcha hacia el final.

Yo estaba allí tendida;
yo, con los ojos abiertos.
Tenía en cada mano una caverna para mirar a Dios,
y un reguero de hormigas iba desde su sombra hasta mi
                                                         corazón y mi cabeza.

Y alguien rompió en lo alto esa tinaja gris donde subían a
                                                           beber los recuerdos;
después rompió el prontuario de ciegos juramentos heridos
                                                                           a traición
y destrozó las tablas de la ley inscritas con la sangre
                                       coagulada de las historias muertas.
Alguien hizo una hoguera y arrojó uno por uno los fragmentos.
El cielo estaba ardiendo en la extinción de todos los infiernos
y en la tierra se borraban sus huellas y sus pruebas.
Yo estaba suspendida en algún tiempo de la expiación sagrada;
yo estaba en algún lado muy lúcido de Dios;
yo, con los ojos cerrados.
Entonces pronunciaron la palabra.

Hubo un clamor de verde paraíso que asciende desgarrando
                                                             la raíz de la piedra,
y su proa celeste avanzó entre la luz y las tinieblas.
Abrieron las compuertas.
Un oleaje radiante colmó el cuenco de toda la esperanza aún
                                                                      deshabitada,
y las aguas tenían hacia arriba ese color de espejo
                                    en el que nadie se ha mirado jamás,
y hacia abajo un fulgor de gruta tormentosa que mira desde
                                                      siempre por primera vez.
Descorrieron de pronto las mareas.

Detrás surgió una tierra para inscribir en fuego cada pisada
                                                                       del destino,
para envolver en hierba sedienta la caída y el reverso de cada
                                                                         nacimiento,
para encerrar de nuevo en cada corazón la almendra del
                                                                             misterio.
Levantaron los sellos.
La jaula del gran día abrió sus puertas al delirio del sol
con tal que todo nuevo cautiverio del tiempo fuera
                                             deslumbramiento en la mirada,
con tal que toda noche cayera con el velo de la revelación a
                                                              los pies de la luna.
Sembraron en las aguas y en los vientos.
Y desde ese momento hubo una sola sombra sumergida en
                                                                     mil sombras,
un solo resplandor innominado en esa luz de escamas que
                           ilumina hasta el fin la rampa de los sueños.
Y desde ese momento hubo un borde de plumas
                              encendidas desde la más remota lejanía,
unas alas que vienen y se van en un vuelo de adiós a todos
                                                                        [los adioses.
Infundieron un soplo en las entrañas de toda la extensión.
Fue un roce contra el último fondo de la sangre;
fue un estremecimiento de estambres en el vértigo del aire;
y el alma descendió al barro luminoso para colmar la forma
                                                      semejante a su imagen,
y la carne se alzó como una cifra exacta,
como la diferencia prometida entre el principio y el final.
Entonces se cumplieron la tarde y la mañana
en el último día de los siglos.
Yo estaba frente a ti;
yo, con los ojos abiertos debajo de tus ojos
en el alba primera del olvido.

       .

 

OLGA OROZCO

En français

http://emmila.canalblog.com/archives/2012/08/03/24829436.html

 http://emmila.canalblog.com/archives/2012/08/05/24839018.html

.

 

jaya,,,,,,

Oeuvre Jaya Suberg